jueves, 30 de octubre de 2014

Encuadre y composición I: tipos de planos.

Eeeeeeey!!! ¿Cómo llevamos el blog gente? Hoy os enseñamos los diferentes tipos de planos, espero que os guste y os sirva de ayuda. 
P.D.: podéis reiros de las fotos, por que total.. jajajajaja

Gran plano general: muestra un gran escenario o una multitud. El sujeto (o figuras) no se puede ver  o bien queda diluido en el entorno, lejano, perdido, pequeño, masificado. Tiene un valor descriptivo y puede adquirir un valor dramático cuando se pretende destacar la soledad o la pequeñez del hombre enfrente del medio. Recoge la figura/s humana/s en contextos tan amplios en los que se pierde la figura o el grupo. Se da así más relevancia al contexto que a las figuras que se graban.
Plano general: muestra con detalle el entorno que rodea al sujeto o al objeto, como un amplio escenario. A veces se muestra al sujeto entre una 1/3 y una 1/4 de la imagen. Se utiliza para describir a las personas en el entorno que les rodea.
Plano americano: se le denomina también plano medio largo o plano de 3/4, encuadra desde la cabeza hasta las rodillas. Se le llama americano porque era utilizado en las películas de vaqueros para mostrar al sujeto con sus armas.
Plano medio: encuadra desde la cabeza a la cintura. Se correspondería con la distancia de relación personal, distancia adecuada para mostrar la realidad entre dos sujetos. Por ejemplo una entrevista entre dos personas.
Primer plano: en el caso de la figura humana, recogería el rostro y los hombros. Este tipo de plano, al igual que el Plano detalle y el Primerísimo primer plano, se corresponde con una distancia íntima, ya que sirve para mostrar confidencia e intimidad respecto al sujeto.
Gran primer plano: En este plano se capta una parte del cuerpo del sujeto, como una mano, una boca, un ojo y la ceja, etc.
Plano detalle: también llamado “plano primerísimo”. Este plano se utiliza para destacar un elemento que en otro plano podría pasar desapercibido, pero que es importante que el espectador se de cuenta para seguir correctamente la trama. Un ejemplo típico son las películas de la detective Sra. Fletcher (de la serie televisiva “Murder, She Wrote”), donde al principio del capítulo casi siempre aparecen algunos “planos detalle” como un papel que cae en el suelo, una cerradura oxidada, un interruptor de la luz, etc y al final del capítulo se entiende la resolución del misterio gracias a estos detalles.






viernes, 24 de octubre de 2014

El objetivo de la cámara III

Papas fritas, aquí os dejo los tipos de objetivos de una cámara, ¡¡espero que os gusten!!

Ojo de pez:
Proporcionan un campo de visión máximo, llegando a los 180 grados. Crean imágenes muy espectaculares y claramente deformadas. Un ejemplo de ojo de pez es el objetivo Peleng 8mm.
Gran angular:
El campo de visión es mayor que el de la visión humana. No llega a ser tan amplio como en los ojos de pez, pero casi. Igualmente las fotos salen deformadas. La foto de ejemplo está hecha con un objetivo Sigma 10-20mm.

Objetivo normal:
Aquel cuya distancia focal es igual a la diagonal del formato en el que se expone la imagen (diagonal de la película o sensor digital). Con ello resulta un ángulo de visión de unos 46º, lo que se aproxima bastante al campo visual del ojo humano inmóvil.
Tele objetivo corto:
Aquel comprendido entre los 70mm y los 135mm, suele usarse para retratos debido a su bajo nivel de distorsión y el desenfoque que proporciona, aunque se pueden utilizar para otros tipos de fotografía como por ejemplo, fotoperiodismo, viajes, fotografía urbana etc...
Teleobjetivo intermedio:
Se situa entre los 135mm y los 300mm. Se puede utilizar también para fotografía urbana, fotografía deportiva, naturaleza o paisajes.


Teleobjetivo largo:
Un teleobjetivo largo empieza a partir de los 300mm de focal y se asocia básicamente a la fotografía deportiva y de naturaleza, en estos objetivos se hace casi indispensable el uso de trípode o monopode.
Zoom:
Es el tipo de objetivo indispensable. Suele cubrir un rango de focal entre los 18mm y los 90mm. Son muy versátiles porque te permiten modificar la composición rápidamente sin tener que desplazarte y porque disponen también de algo de gran angular, permitiendo abrir el campo de visión más allá de la visión humana. Las fotos de ejemplo están hechas con un objetivo Tamron 17-50mm.

Catadióptrico:
Son objetivos que utilizan en su construcción una combinación de espejos curvados y elementos de vidrio. Son muy compactos en relación a su longitud focal. Un objetivo de 500mm puede medir tan sólo 12 cm de largo. Estas ópticas suelen tener una corrección cromática muy buena y pueden enfocar a distancias muy próximas. Como contrapartida suelen ser de enfoque manual y tienen una sola abertura de trabajo (la máxima), que suele ser bastante limitada (f5 o f8).
Macro:
La peculiaridad de estos objetivos es que tienen una distancia mínima de enfoque muy muy baja. Son los objetivos que menos distorsión ofrecen. Son ideales para la fotografía de insectos.





El objetivo de la cámara II

Un objetivo o conjunto del objetivo de una cámara de red realiza varias funciones. Algunas son:


- Definir el campo de visión; es decir, definir la parte de una escena y el nivel de detalle que se capturará.
- Controlar la cantidad de luz que atraviesa el sensor de imagen para que una imagen quede expuesta correctamente.
- Enfocar ajustando los elementos internos del conjunto del objetivo o la distancia entre el conjunto del objetivo y el sensor de imagen.



Campo de visión:


Una consideración que se ha de tener en cuenta a la hora de seleccionar una cámara es el campo de visión necesario, es decir, el área de cobertura y el grado de detalle que se visualizará. El campo de visión viene determinado por la longitud focal del objetivo y el tamaño del sensor de imagen; ambos se especifican en una hoja de datos de la cámara de red.
La longitud focal del objetivo se define como la distancia entre el objetivo de entrada (o un punto específico en un conjunto de objetivo complejo) y el punto en el que convergen todos los rayos de luz hacia un punto (normalmente el sensor de imagen de la cámara). Cuanto mayor es la longitud focal, más estrecho es el campo de visión.
La manera más rápida de averiguar la longitud focal de objetivo necesaria para un campo de visión concreto es utilizar una calculadora de objetivos giratoria o una calculadora de objetivos en línea, ambas disponibles en Axis. El tamaño del sensor de imagen de una cámara de red, normalmente 1/4”, 1/3”, 1/2” y 2/3”, debe utilizarse también en el cálculo. (La desventaja de utilizar una calculadora de objetivos es que no tiene en cuenta ninguna posible distorsión geométrica de un objetivo.)

El campo de visión se puede clasificar en tres tipos:
- Vista normal: ofrece el mismo campo de visión que el ojo humano.
- Telefoto: un campo de visión más estrecho, en general, con detalles más precisos de lo que puede ofrecer el ojo humano. Un objetivo de telefoto se utiliza cuando el objeto de vigilancia es pequeño o se encuentra lejos de la cámara. Un objetivo de telefoto generalmente tiene menos capacidad para recoger la luz que un objetivo normal.
- Gran angular: un campo de visión más amplio y con menos detalles que una vista normal. Un objetivo gran angular ofrece por lo general una buena profundidad de campo y un buen rendimiento en condiciones de poca luz. Los objetivos gran angular producen en ocasiones distorsiones geométricas como el efecto "ojo de pez".

En Orden: vista gran angular, vista normal y telefoto.

Existen tres tipos de objetivo principales:
- Objetivo fijo: este tipo de objetivo ofrece una longitud focal fija, es decir, solamente un campo de visión (normal, telefoto o gran angular). Una longitud focal habitual para un objetivo de cámara de red fijo es de 4 mm.
- Objetivo de óptica variable: este tipo de objetivo ofrece una gama de longitudes focales y, por ello, diferentes campos de visión. El campo de visión se puede ajustar manualmente. Cuando cambia el campo de visión, el usuario tiene que volver a enfocar manualmente el objetivo. Los objetivos de óptica variable para cámaras de red ofrecen a menudo longitudes focales que varían desde los 3 mm a los 8 mm.
- Objetivo con zoom: Los objetivos con zoom se parecen a los objetivos de óptica variable en que permiten al usuario seleccionar diferentes campos de visión. Sin embargo, con los objetivos con zoom, no es necesario volver a enfocar el objetivo si el campo de visión cambia. El foco puede mantenerse dentro de la gama de longitudes focales, por ejemplo, entre 6 mm y 48 mm. Los ajustes del objetivo pueden ser manuales o supervisados por el control remoto. Cuando un objetivo indica, por ejemplo, una capacidad de zoom de 3x, se refiere a la relación entre la longitud focal mayor y la menor del objetivo.


Adecuación del objetivo y del sensor

Si una cámara de red ofrece un objetivo intercambiable, es importante seleccionar un objetivo adecuado para la cámara. Un objetivo hecho para un sensor de imagen de 1/2" funcionará con sensores de imagen de 1/2", 1/3", y 1/4", pero no con un sensor de imagen de 2/3”.
Si un objetivo está realizado para un sensor de imagen menor que el que está colocado dentro de la cámara, la imagen mostrará esquinas de color negro (consulte la ilustración de la izquierda en la Figura 3.2c siguiente). Si un objetivo está realizado para un sensor mayor que el que está colocado dentro de la cámara, el campo de visión será menor de lo que puede mostrar dicho objetivo, ya que parte de la información se "pierde" fuera del sensor de imagen (consulte la ilustración de la derecha). Esta situación crea un efecto de telefoto ya que muestra todo ampliado.
A la hora de sustituir un objetivo de una cámara megapíxel, se necesita un objetivo de alta calidad ya que los sensores megapíxel tienen píxeles mucho más pequeños que los de un sensor VGA (640x480 píxeles). Es mejor adecuar la resolución del objetivo a la de la cámara para poder aprovechar al máximo la capacidad de la cámara.


Estándares de montura de objetivo

Al cambiar un objetivo, también es importante conocer el tipo de montura de objetivo que tiene la cámara de red. Existen dos estándares principales que se utilizan en las cámaras de red: montura CS y montura C. Ambos poseen una rosca de 1" y tienen el mismo aspecto. Lo que difiere es la distancia entre los objetivos y el sensor cuando se encajan en la cámara.
- Montura CS: la distancia entre el sensor y el objetivo debería ser de 12.5 mm.
- Montura C: la distancia entre el sensor y el objetivo debería ser de 17.526 mm.
Es posible montar un objetivo con montura C en un cuerpo de cámara con montura CS utilizando un espaciador de 5 mm (anillo adaptador C/CS). Si es imposible enfocar una cámara, probablemente se está utilizando un tipo de objetivo incorrecto.


Número F y exposición
En situaciones con poca luz, especialmente en entornos interiores, un factor importante que hay que tener en cuenta para una cámara de red es la capacidad del objetivo para recoger la luz. Ésta se puede determinar por el número f del objetivo, también conocido como f-stop. Un número f define la cantidad de luz que puede atravesar un objetivo.

Un número f es la relación entre la longitud focal del objetivo y el diámetro de la apertura o diámetro del iris, es decir, número f = longitud focal/apertura.

Cuanto menor sea el número f (longitud focal corta relativa a la apertura, o apertura grande relativa a la longitud focal), mejor será la capacidad de recogida de luz del objetivo, es decir, podrá pasar más luz por el objetivo hasta el sensor de imagen. En situaciones de poca luz, un número f menor producirá por lo general una mejor calidad de imagen. (No obstante, pueden haber algunos sensores que tal vez no puedan aprovechar un número f menor en situaciones de poca luz debido a la forma en que están diseñados.) Por otro lado, un número f más alto aumenta la profundidad de campo, como se explica en la sección 3.2.6. Normalmente, un objetivo con un número f más bajo es más caro que un objetivo con un número f alto.

Los números f se escriben a menudo como F/x. La barra inclinada indica la división. Un valor de F/4 significa que el diámetro del iris es igual a la longitud focal dividida entre 4; así, si una cámara tiene un objetivo de 8 mm, la luz debe atravesar una apertura de iris de 2 mm de diámetro.

Aunque los objetivos con iris ajustable automático (iris DC) presentan una gama de números f, a menudo solamente se especifica el extremo de máxima recogida de luz de la gama (número f menor).

La capacidad de recogida de luz de un objetivo o número f, y el tiempo de exposición (es decir, la longitud de tiempo que se expone a la luz un sensor de imagen) son los dos elementos principales que controlan la cantidad de luz que recibe un sensor de imagen. Un tercer elemento, la ganancia, es un amplificador que se utiliza para aumentar el brillo de la imagen. Sin embargo, al aumentar la ganancia también aumenta el nivel de ruido (grano) de una imagen, por lo que es preferible ajustar el tiempo de exposición o la apertura del iris. En algunas cámaras Axis se pueden configurar los límites del tiempo de exposición y de la ganancia. Cuanto más largo es el tiempo de exposición, más luz recibe el sensor de imagen. Los entornos brillantes requieren tiempos de exposición más cortos, mientras que las condiciones de poca luz requieren tiempos de exposición más largos. Es importante tener en cuenta que al aumentar el tiempo de exposición también aumenta la distorsión por movimiento, mientras que aumentar la apertura del iris tiene el inconveniente de reducir la profundidad de campo, como se explica en la sección 3.2.6 más adelante.

A la hora de decidir sobre la exposición, se recomienda un tiempo de exposición menor cuando se requiera movimiento rápido o una frecuencia de imagen más alta. Un tiempo de exposición más largo mejorará la calidad de la imagen en condiciones con poca iluminación, pero puede aumentar la distorsión por movimiento y reducir la frecuencia total de imagen ya que se necesita más tiempo para exponer cada imagen. En algunas cámaras de red, un valor de exposición automática significa que la frecuencia de imagen aumentará o disminuirá con la cantidad de luz disponible. Solamente al disminuir el nivel de luz es importante tener en cuenta la luz artificial, la frecuencia de imagen prioritaria o la calidad de imagen.



Iris manual o automático

En entornos interiores donde puede haber niveles de luz constantes, se puede utilizar un objetivo de iris manual. Este tipo de objetivo ofrece un anillo para ajustar el iris, o bien el iris está fijado en un número f concreto. Este último procedimiento es el que utiliza Axis en sus cámaras de red para interiores. Se recomienda un objetivo con iris ajustable automático para aplicaciones de exterior y allí donde la iluminación de la escena varíe continuamente.


Profundidad de campo 

Un criterio que puede ser importante para una aplicación de videovigilancia es la profundidad de campo. La profundidad de campo hace referencia a la distancia delante y más allá del punto de enfoque donde los objetos parecen ser nítidos de forma simultánea. La profundidad de campo puede ser importante, por ejemplo, para supervisar un aparcamiento, donde puede haber la necesidad de identificar las matrículas de coches situados a una distancia de 20, 30 y 50 metros (60, 90 y 150 pies).
La profundidad de campo puede verse afectada por tres factores: la longitud focal, el diámetro del iris y la distancia de la cámara al sujeto. Una longitud focal larga, una amplia apertura de iris o una distancia corta entre la cámara y el sujeto limitará la profundidad de campo.

Profundidad de campo: Imagine una cola de personas de pie una detrás de otra. Si el enfoque está en el medio de la cola y es posible identificar las caras de todas las personas que están delante y detrás del punto medio situadas a una distancia de más de 15 metros (45 pies), hay una buena profundidad de campo.
Apertura del iris y profundidad de campo. La ilustración anterior es un ejemplo de la profundidad de campo para distintos números f con una distancia focal de 2 metros (7 pies). Un número f grande (apertura de iris menor) permite que los objetos estén enfocados con un alcance mayor. (En función del tamaño de píxel, las aperturas de iris muy pequeñas pueden distorsionar una imagen debido a la difracción.)




jueves, 23 de octubre de 2014

Defectos y valoración del negativo.

¡Hola!

Seguimos aprendiendo un poco más de los entresijos del revelado antes de continuar con el proceso de positivado. Para ello, debemos valorar el negativo y sus posibles defectos causados por la mala manipulación en el laboratorio u otros factores.

Para observar un negativo, se hará sobre un fondo blanco y con una lupa. Son muchos los aspectos que pueden darse simultáneamente en una foto, por eso, vamos a analizarlos de forma independiente y ver en qué momento se producen así como la posibilidad de corregirlos. 


Exposición normalUn negativo tiene una exposición normal, cuando la sombra presenta detalles que se diferencian sin estar transparente.


Características:
-Buen nivel de contraste ligeramente bajo y con detalle.
-Altas luces muy oscuras en el negativo pero conservando algún detalle.
-Las sombras más densas de la imagen son casi transparentes pero con detalle.
-La gama de grises es muy amplia para tener un mayor volumen y detalle de la escena.
-Al observarla con lupa, se apreciaran los detalles perfectamente sin emborronarse ni grumosidades. 
-La numeración de margen, velada durante su fabricación, es oscura y densa.

Negativo subexpuesto. En los negativos subexpuestos las sombras casi no presentan detalles y el intervalo tonal, el detalle del negativo, aparece definido solo en las zonas donde hay luces. Da negativos demasiado transparentes y no hay detalles en las sombras además de que la numeración de los margenes es visible. Para repetir la toma abriremos la exposición del diafragma y realizaremos una exposición más lenta. 


La subexposición del negativo viene dada por:
-Una mala regulación en la sensibilidad de la película.-Por utilizar el diafragma demasiado cerrado.
-Calcular solamente la exposición en las áreas más claras de la toma fotográfica.





Negativo sobreexpuesto. El negativo esta muy oscuro y con poco contraste.  La luz es muy densa y apenas presentan detalles debido a su oscuridad.



Algunas características que pueden ocasionar la sobreexposición del negativo:

-Haber utilizado el diafragma demasiado abierto.
-Haber calculado solamente la exposición de las zonas oscuras de la fotografía.
-Prolongar el ajuste en el tiempo de obturación de la toma fotográfica.





Negativo subrevelado. Se presenta con muy poco contraste y es muy claro. Las luces son grisáceas y en las sombras apenas se perciben detalles.


Algunas causas del negativo subrevelado:

-Que se haya revelado a un tiempo inferior al indicado por el fabricante de la película.
-Que se haya expuesto el componente químico, el revelador, a una temperatura más baja de la adecuada.
-Que el revelador, se haya diluido más de la cuenta.




Negativo sobrerrelevado. El negativo esta muy contrastado. Las zonas de sombras están bien contrastadas pero las zonas con luz se ven difusas y con dificultad. Algunas de las causas son:


-No tener en cuenta el tiempo correcto del proceso del revelado, por más tiempo del debido.
-El agente químico expuesto está a más de 20º C.




OTROS ERRORES A TENER EN CUENTA.



Un sólo fotograma muy negro con los bordes borrosos y situado al comienzo de la películaesto es señal de que se enganchó mal la lengüeta al carrete receptor, y al no avanzar, todas las fotos se han sobreimpresionado juntas y el resto está virgen.










Fotogramas mezclados a lo largo de toda la película:

Se ha utilizado dos veces el mismo negativo con la consiguiente sobreimpresión de imágenes.











Película en blanco sin numeración en el borde:
ha habido confusión de líquidos al revelar. Posiblemente se ha usado el paro o el fijador antes que el revelador.











Película en blanco con numeración en los bordes:
hemos revelado por error una película virgen. 











Película totalmente negra:
Se ha velado al descargar la cámara sin rebobinar previamente, al cargar el tanque o antes del revelado.









Tono gris oscuro:
con velo en la mayor parte de la película y muchas veces con siluetas de perforaciones. El velado ha sido muy débil y ha ocurrido en la cámara o antes del revelado. Si la mancha es pequeña y partiendo de un borde se repite rítmicamente, suele ser a causa de un defecto del chasis que filtra luz. 




Tono gris oscuro, pero con los fotogramas rodeados por una fina línea blanca: la película ha recibido algo de luz durante el revelado, posiblemente por haber cerrado mal el tanque. La numeración de los bordes es muy contrastada debido a una solarización parcial. 











Bandas blancas que parten de las perforaciones:
Si además presenta un nivel de velo excesivo y poco contraste en toda la película, es señal de que el revelador estaba agotado.










Manchas claras:
El revelador no ha podido llegar a esa zona debido a que las espirales estaban mal cargadas y la película hacía contacto entre dos vueltas contiguas. Si existen además manchas en forma de media luna o de uña, es que la hemos doblado al forzarla a penetrar en la espiral.






Desigualdad de tono longitudinal
el revelador no cubría por completo las espirales por haber utilizado un cantidad inadecuada. Revelando por agitación, sólo aparece la mitad de cada fotograma. Si se ha revelado invirtiendo el tanque, aparecen las dos partes pero una de ellas mucho más débil, la que estaba más arriba al revelar.










Bandas blancas que parten de las perforaciones, pero con un nivel de velo normal:
la agitación ha sido demasiado intensa y el revelador ha sufrido excesivas turbulencias la pasar por las perforaciones, con la consiguiente desigualdad en el revelado. 






Velo dicróico

la película aparece ligeramente velada y al observarse al trasluz aparece opalina en vez de transparente. Con luz reflejada su aspecto es lechoso. El tiempo de fijado ha sido demasiado corto o el fijador estaba agotado. Puede salvarse la película volviendo a repetir el fijado y el lavado.







Manchas circulares con reborde negro:
son residuos de gotas de agua la secarse. Si están por el lado del soporte pueden eliminarse repitiendo el lavado y humectado. En la cara de la emulsión son muy difíciles de quitar. 







Rayas blancas y finas a lo largo de toda la película:

se producen generalmente por arañazos contra el fieltro del chasis sucio, al discurrir por el interior de la cámara, o al pasar los dedos o las pinzas de secado. 









Manchas negras y pequeñas de forma arborescente:

velo causado por chispas de electricidad estática; se producen generalmente al rebobinar demasiado rápido en ambientes muy secos. 







Imagen reticulada: la imagen aparece muy granulosa y recorrida por grietas como el barro seco. La película ha sufrido un cambio brusco de temperatura durante el proceso de revelado, por no estar todos los líquidos a la misma temperatura. A veces se emplea como efecto artístico.








FORZADOS

Aumentan el grano de la película.





Teniendo en cuenta estos puntos, y sabiendo a lo que nos enfrentamos, podemos seguir con el proceso del positivado.

¡Nos vemos en la próxima entrada!

Tipos de revelado


¡Hola!

Hoy veremos los distintos tipos de reveladores que encontramos en el mercado. Para dominarlo es conveniente usar siempre el mismo hasta que hayamos conocido todas sus posibilidades variando su dilución, temperatura o tiempo de acción. 

Para iniciarse en fotografía, empezaremos con uno de grano fino, con gran nitidez y acutancia, que consiga una amplia gradación tonal y que tenga un efecto muy compensador.

Los reveladores más aconsejables son: el D-76 de Kodak y el Rodinal de Agfa. Siguen siendo los más utilizados, tanto por aficionados como por profesionales, y son relativamente baratos.

Cada revelador, debido al tipo y proporción de los componentes químicos de su fórmula, proporciona unas determinadas características al material revelado como son: gradación tonal, contraste, granularidad, definición, etc.

Utilizando siempre el mismo revelador, y variando ciertos límites en cuanto a su temperatura, concentración, agitación y tiempo de revelado, no hay grandes cambios motivados por su límite de actuación.

Cuando se persigue un fin concreto, lo mejor es utilizar un revelador formulado específicamente para ello, aunque su acción traiga consigo algún efecto secundario no deseado.

En esta entrada veremos algunos ejemplos de reveladores comerciales ya preparados y sus propiedades.

¡Comenzamos!

Clases de reveladores. 

El revelador es la solución o compuesto que transforma los haluros de plata latente en plata negra.



Reveladores de grano fino: Son más lentos y las imágenes tratadas con estas soluciones pierden bastante contraste. Evitan que los granos de plata lleguen a juntarse para formar puntos visibles. Disminuyen la granulosidad final del negativo y favorecen la formación de un grano fino y homogéneo. Su acción viene también determinada por la sensibilidad de la película a revelar. Con una película muy rápida no conseguiremos nunca un grano muy fino aunque usemos un revelador de grano ultrafino.
Estos reveladores son los ideales para usar con películas de media y baja rapidez: 

Son de grano ultrafino: Agfa Atomal, Paterson Aculux, Tetenal Ultrafin. D
isminuyen algo la sensibilidad efectiva de la película.
Son de
grano fino: Kodak D-76, Ilford ID-11, Paterson Acutol FX-14.
Son de
grano medio-fino: Kodak HC-110, Agfa Rodinal, Ilford Microphen.


Reveladores compensadores. Equilibra las desigualdades de exposición que existan entre los diversos fotogramas de la película. Algunos reveladores aumentan su carácter compensador al diluirlos en agua. Son ideales para negativos con ligeras desigualdades de exposición o tirados bajo diversas condiciones de luz.

Kodak D-76 (1:1), Agfa Rodinal (1:100), Agfa Refinal, Valca Finifen.





Reveladores de alta definición y contraste: Se utilizan para revelar películas de trazo y litográficas. Se obtienen muy buenos resultados para efectuar efectos especiales de relieve, aporta mucho contraste al resultado.


Reveladores de alta energía. Permiten extraer la máxima sensibilidad de una película. Películas de 400 ASA pueden actuar con estos reveladores como si fuesen de 800 ASA; por ello estos son los mejores reveladores para realizar forzados de más de un diafragma aunque a costa de elevar proporcionalmente tanto el grano, como el contraste y el nivel de velo.

Son de este tipo: Kodak HC-110, Agfa Rodinal (1:25), Paterson Acuspeed, etc.





Reveladores de nitidez y acutancia. Aunque la nitidez depende de muchos factores, está condicionada mayoritariamente por el tamaño del grano. La acutancia es la medida física de la nitidez de una imagen fotográfica y representa la diferencia entre dos tonalidades distintas y contiguas, es decir la nitidez y definición del borde de los objetos representados en el negativo.

Son reveladores con gran acutancia: Kodak D-76 (1:1), Agfa Rodinal, Paterson Acutol FX-14, etc.





Reveladores de amplía graduación. Consiguen el màximo intervalo de grises de una escena dada. Aumentan la sensación de volumen y dan profundidad a la imagen. Son los más usados para fotografía artística de calidad.

Son reveladores de este tipo: Kodak D-76, Paterson Acutol, etc.


Reveladores de elevado contrasteDan negros muy intensos y contraen enormemente la escala tonal.

Kodak D-8, D-11, Tetenal Dokumol.

Reveladores de extremo contraste. Se suelen emplear con películas "lith" o de alto contraste para producir imágenes sin grises, similares a dibujos a plumilla.

Son de este tipo: Kodalith Super RT, Agfa Gevalith, Tetenal Dokulith.



Reveladores ultrarrápidos. Se utilizan para obtener negativos urgentes para radiografías, "Foto-Finish" en carreras, agencias de noticias, etc. Actualmente están siendo desplazados por copias POLAROID.

Pertenecen a este grupo: Kodak Quick-Finish, Tetenal Monopres.











Reveladores universales. Usados para revelar negativos y copias en papel. Existen otros reveladores para fines específicos: radiografías, reveladores tropicales, monobaño o de dos baños. No todos son aptos para todos los tipos de película.

-En películas de grano fino admiten reveladores de grano fino, gran acutancia, muy compensadores.

-L
as películas rápidas o de alto contraste necesitan reveladores enérgicos.


En algunas ocasiones, se desconoce el tipo y sensibilidad de la película y recurrimos al método de la gota o revelado por aproximación, que consiste sencillamente en tomar una gota de revelador a cierta temperatura, y depositarla sobre la emulsión en un trozo de esa película recién velada. Nada más echar la gota se aclara instantáneamente el color de la emulsión para luego, más volver oscurecerse más despacio. El tiempo en segundos, desde que se vuelve blanca hasta que toma un color ligeramente más oscuro que el resto multiplicado por 4, es el tiempo en minutos de revelado para esa película, con ese revelador y a esa temperatura. Este método solo se usa en determinados momentos.  

Este método sólo se usa cuando no queda más remedio y no se sabe nada de la película. También podemos revelar una porción del film de prueba, pero a costa de cortar por medio algún fotograma.


Tetenal Eukobrom, Kodak Universal, Valca Univers.

  • Aceleradores: Son aquellos que llegan a reducir 3 veces el tiempo de revelado.

  • Baños de paro: Estas soluciones están formadas por componentes ácidos y su función es la de interrumpir de inmediato el proceso de revelado.

  • Los fijadores: La misma palabra la define, son los que fijan la imagen. Hay dos tipos de fijadores los de tío sulfato sódico y los de tío sulfato armónico, este último tiene un coste más elevado pero actúa de forma más rápida.
¡Nos vemos en la siguiente entrada!