jueves, 13 de noviembre de 2014

El papel fotográfico

Existen diferentes tipos de papel fotográfico. La mayoría de los papeles son de bromuro de plata, pudiéndose introducirse sobre papel blando o de color recubierto con resina. Su estructura es la misma que la de la película salvo porque el soporte en vez de ser transparente es intensamente blanco para mejorar la reflexión de la luz.

El papel fotográfico también es sensible a la luz como las películas fotográficas, estos grados de sensibilidad se fijan con valores ANSI.

El papel fotográfico lleva la emulsión sensible a la luz y según su superficie sensible, puede tener diferentes texturas y gradaciones de contraste.

Podemos clasificar el papel fotográfico según tres aspectos principales:

Según su estructura o textura, clásico o baritado y plastificado o PE o RC.

Según su sensibilidad especial: no cromatizados, Ortocromáticos, Pancromáticos y de contraste variable.


Según su formato y comercialización

Estructura o textura.

El papel baritado o clásico: Es un papel más económico y más usado en fotografía artística. Está formado por una capa portectora de gelatina bajo la que se dispone la emulsión de cristales de haluro de plata. Entre ella y el papel lleva una capa de barita (sulfato de bario) para que sea más blanquecino y proporciona mayor calidad, pero se necesitan tiempos mayores en los procesos químicos del positivado. Las copias realizadas con el papel baritado se mantienen inalterables en el tiempo.

Una vez realizadas las copias hay que plancharlas con una especie de prensa. Si optamos por el acabado brillo deberemos esmaltar las copias. El papel es de extraordinaria calidad y pureza y no tiene ningún recubrimiento posterior. Su ventaja radica en que, si el lavado final ha sido correcto (casi una hora), la imagen tiene asegurada una vida superior a la de los plastificados y además la gama de grises que ofrece es mucho mayor.




El papel PE, RC, plastificado o resina: la capa de barita y el sustrato de papel esta recubierto por una capa plastificada de resina que evita que los elementos químicos sean absorbidos, con lo cual, este papel no se humedece mucho consiguiendo tiempo de revelado (5 min) y un secado más rápido (sin esmaltadora), sin arrugas y muy brillante. Proporcionan una muy buena calidad.








La estructura de estos dos tipos de papel determina algunas diferencias en el revelado. 





Sensibilidad especial.


No cromáticos. Son las clásicas emulsiones de Cloruro de Plata. Como son sensibles sólo hasta azul pueden usarse con gran variedad de luces de seguridad (amarillas, naranjas, rojas).






Ortocromáticos. Son emulsiones rápidas y modernas a base de Bromuro de Plata. Resultan afectadas por radiaciones azules y verdes. Con estos papeles se usan las luces de seguridad roja y naranja. 





Pancromáticos. Son sensibles a todas las longitudes de onda, debiendo manipularse en completa oscuridad o con lámparas especiales de vapor de sodio. Se emplean en fotos en blanco y negro a partir de negativos de color.




Contraste variable. Papeles ortocromáticos que incorporan dos capas en su emulsión: una de alto contrastre sensible al violeta y azul, y otra de bajo contraste sensible al verde y amarillo. Con un solo tipo de papel y usando una ampliadora de filtro adecuado, variamos el contraste sin tener que recurrir a cajas de distintas durezas. 

Con la ampliadora con cabezal en color o indroduciendo filtros en el cajetín de una en blanco y negro modificamos el contraste. Para suavizarlo usamos filtros amarillos con densidad creciente. Y para aumentar el contraste empleamos filtros magenta con densidad creciente. 

Los de contraste fijo se fabrican con sustancias incorporadas en la emulsión que determinan el grado de contrastre. Cada marca tiene su escala con 3, 5 o más tipos. Los de menor contraste tienen los números más bajos. 

Los negativos muy contrastados se corrigen positivándolos en papel suave y los de bajo contraste en papel duro. Con los grados intermedios adaptamos el contraste a nuestro gusto.


Formato y comercialización.




Encontramos gran variedad de tamaño y ninguno coincide proporcionalmente con el formato exacto del negativo (cortamos parte del fotograma o dejamos papel sin positivar).

Los papeles pueden adquirirse en sobre de 10-25 unidades y en cajas de 50-100 hojas. 

Al encargar un papel debemos tener en cuenta:

Su peso (papel, cartulina, cartón). 

Su acabado superficial (mate, perlado, semimate, brillante)
  • Papel mate muy indicado para realizar exposiciones y exhibiciones.
  • Papel brillo muy indicado por la nitidez que presenta la imagen final.

Su color (blanco, hueso, sepia, gris). El papel blanco o blanco cálido (tonalidad un tanto amarillenta). Debe conservarse a temperatura ambiente y que no exceda los 20 ºC.

Su rapidez (casi todas las marcas tienen tipos especialmente rápidos).


No hay comentarios:

Publicar un comentario