jueves, 13 de noviembre de 2014

El positivado.

¡Hola!

Seguimos con el aprendizaje del revelado, en este caso, con la segunda parte del proceso: el positivado.

¿Qué es el positivado? 

Es el proceso para trasladar la imagen del negativo al papel fotográfico. Antes deberemos proyectar la imagen del negativo sobre el papel fotográfico que vayamos a utilizar a través de una ampliadora.

El papel fotográfico es sensible a la luz y ortocromático (es sensible solamente a algunas longitudes de onda de la luz). Utilizaremos una fuente luminosa de color rojo que posee las misma cualidades que el papel fotográfico.

Equipo básico

Para el positivado hace falta un cuarto oscuro, aunque sea provisional. Tal y como se vé en algunas películas, muchos aficionados avanzados continúan positivando en el cuarto de baño sobre una tabla dispuesta sobre la bañera. y de esta manera han logrado trabajos excelentes. 


Si es posible:

-Mantener una zona seca y otra húmeda.

-Atención especial a los enchufes y aislamiento.

-Buena ventilación con trampa de luz.

-Evitar fluorescentes y bombillas con inercia.

-Sustituir interruptores por cordones.




Dentro de este equipo básico encontramos: la ampliadora, una luz de seguridad y un par de cubetas donde revelar la copia. A partir de ahí pueden utilizarse gran variedad de accesorios para aumentar la comodidad y el rendimiento.

La ampliadora. 


Antes de los formatos miniatura (hasta 35 mm) las copias de los negativos grandes se hacían en contacto con el papel negativo expuesto al sol. Al reducir las cámaras y la difusión del formato 35 mm, se ampliaron los negativos con un proyector específico: la ampliadora

Consta de un condensador, una fuente de luz (halógena o incandescente) de iluminación uniforme y baja potencia, bajo el que sujeta la película por una placa perforada, el portanegativos.





Es parecida a un proyector de diapositivas. A través de ella podemos ampliar toda la imagen del negativo, iluminarlo, oscurecerlo etc.  

La imagen iluminada del negativo, es recogida por un objeto provisto de un rail de enfoque. Todos los elementos quedan sujetos en una columna, por la que se mueve verticalmente, para ampliar el área de proyección.
    La exposición del negativo se realiza a través de la fuente de luz de la ampliadora proyectando la imagen a través del objetivo sobre el tablero en el que ya habremos colocado el papel fotográfico.

    Su calidad viene determinada por el tipo de iluminación y calidad del objetivo

    No es recomendable buscar la nitidez durante el proceso para estropearlo con un objetivo de mala calidad. Al igual que la cámara, dispone de un diafragma graduado en la misma escala.

    Según la iluminación, encontramos la ampliadora de difusión, en la que el haz de luz es distribuido uniformemente al atravesar un vidrio opal, necesitan una fuente más intensa y proporciona copias menos contrastadas,  y la ampliadora de condensadores en las que se distribuye la luz con un juego de lentes llamado condensador, dan mayor nitidez y contraste resaltando cualquier imperfección del negativo y tiene que tener muy bien realizado el ajuste del condensador.

    Los elementos que forman la ampliadora son:

    La iluminación: Deberá iluminar el negativo en el centro y márgenes del fotograma que se haya de positivar. Existen pocas ampliadoras que tengan esta característica. 



    Objetivo de ampliación: Es uno de los elementos más importantes del positivado. Cada negativo tiene su correspondiente objetivo de ampliación según su distancia focal; 80 Mm. para 6x6.


    Marginador: Es el que ajusta y mantiene el papel fotográfico estirado. En él se colocan las copias. Normalmente se utiliza para obtener fotografías que tengan márgenes.




    Luz de seguridad: el papel fotográfico en b/n es practicamente insensible a las longitudes de onda desde el amarillo al rojo, por ello, no es necesario trabajar a oscuras siempre que usemos una luz con la emisión adecuada.

    Las bombillas más usadas son las normales incandescentes de 10 - 25 W filtradas emitiendo luces rojas o anaranjadas. Las hay como un farol de filtro intercambiable o simples bombillas rojas con filtro de cristal incorporado que son más caros. 

    Comprueba el límite de seguridad de la luz colocando una moneda en un trozo de papel virgen y dejala 5 minutos, se revelará a fondo el papel y se distinguirá un disco más blanco donde estaba la moneda. El tiempo que tarda en aparecer esa mancha es el máximo que podremos tener expuesto el papel a la luz y su distancia.

    No hagas chapuzas, al final sale muy caro. No sirve usar una bombilla pintada de rojo. 

    Lupa de enfoqueaunque no es imprescindible, en algunos negativos muy poco contrastados, muy densos o con poco detalle, es muy difícil enfocar la imagen proyectada en el tablero. Tiene una lupa y un espejo, permitiendo observar una zona muy ampliada y enfocar viendo el grano de la película. 

    El porta negativos: Provisto de un marco sin cristal o bien con una lámina con cristal.



    Condensador: El condensador se encarga de concentrar la luz que pasa a través de la lente hacia el negativo.

    Reloj de la ampliadora: Equivale al obturador de la cámara. Es un cronómetro eléctrico conectado entre la red eléctrica y la ampliadora. Se desconecta de forma automática una vez haya realizado la exposición elegida.

    Dado el corto tiempo de exposición de la amplificadora, si queremos varias copias del negativo con exactitud y reproductibilidad, acoplaremos un reloj al mecanismo de encendido para controlar la exposición tal y como se haría con la abertura del diafragma y el tiempo de exposición.

    Para empezar, nos puede valer cualquier reloj con segundero y accionar manualmente el encendido.


    Prensa de contacto. Está formada por un cristal para sujetar las tiras del negativo y unas bisagras unidas al tablero cubierto de fieltro o esponja negra sobre el que se sujeta una hoja de papel fotográfico.

    Nos permite reunir en una sola hoja todos los negativos para evaluar sus diferentes densidades y contraste, de gran ayuda en el positivado, permite tener localizables todos los fotogramas si se incluye la hoja de contactos en el álbum con los negativos.



    Cubetas y pinzas.
    Por la luz de seguridad, el revelado no se hace como el del negativo sino por observación directa.

    Así realizamos los primeros pasos del revelado, paro, fijado y lavado observándolos constantemente.

    Lo recomendable es manejar las copias con las pinzas, una para el revelador (pH básico) y otra para el paro y fijado (pH ácido). Evitamos la contaminación de los líquidos y manchar el papel al sacarlo, además de adquirir una dermatitis por las sustancias irritantes.

    Esmaltadora. Algunos papeles al secarse quedan mates y ondulados. Para solucionarlo es emplea este objeto que consta de una placa metálica muy pulimentada con un sistema de calefacción. Sobre al placa se extiende la capa húmeda alisándola con un rodillo, al secarse se desprende sin arrugas y brillante






    Además de estos accesorios es útil tener tijeras, una guillotina para cortar papel, una gamuza o pincel para eliminar el polvo de los negativos y cartulina negra para recortar siluetas y tapar algunas zonas de la imagen. 


    Proceso del positivo: revelado, baño de paro y fijado

    Revelado del positivo b/n: Sumergiremos el papel con el revelador, durante 1,5 minutos. Si mantenemos el papel más tiempo o menos del debido, conseguiremos una imagen más clara o más oscura. Se aconseja mover la bandeja para que el agente químico impregne bien el papel fotográfico. Transcurrido el tiempo, sacaremos el papel de la emulsión con la ayuda de unas pinzas.
    Baño de paroSumergimos el papel con el baño de paro entre unos 10 a 30 segundos.
    Fijado.Colocamos el papel con el fijador durante unos 4-5 minutos aproximadamente. El fijador ejerce las mismas funciones que el revelado del negativo (elimina las partículas sensibles a luz que no hayan sido alteradas por el revelador).
    LavadoLavaremos la copia en papel durante unos 5 minutos cambiando el agua con regularidad. Si el papel que hemos utilizado es baritado, emplearemos unos 25-30 minutos aproximamente, ya que los papeles baritados multiplican el tiempo de todos los procesos, duplicándolo e incluso quintuplicándolo.
    Secado Colgaremos con unas pinzas la copia para que se seque. 

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario