viernes, 14 de noviembre de 2014

Obtención de la copia

¡Hola!

Después de todo el proceso del revelado del negativo y el positivado, muy largos y llenos de tecnicismos liantes y valorando pros, contras y defectos en ambos procesos, llega el turno de obtener nuestra ansiada copia.

¿Te atreves?...¡Allá vamos!




Determinados el encuadre definitivo sobre la hoja de contactos, realizamos un enfoque de precisión observando la imagen proyectada en el marginador abriendo al máximo el diafragma. En diafragmas muy abiertos la profundidad del campo es muy reducida, asegurando un enfoque aún mayor cuando cerramos dos o tres puntos el diafragma para exponer la imagen definitiva. Para más precisión, la proyectamos sobre el dorso de una copia inservible del mismo grosor.

Conociendo los datos de la hoja de contacto (contraste y tiempo de exposición para una copia equivalente) y de la tira de pruebas (tiempo concreto de exposición), elegimos el papel. Apagamos la luz blanca y encendemos la roja de seguridad. Extraemos la hoja y la sujetamos al marginador con la emulsión hacia arriba. 

Modificar el tamaño total de la imagen respecto a la prueba, implica elevar o descender el cabezal de la ampliadora, variando el tiempo de exposición, regido por la ley del cuadrado inverso (al doblar el tamaño de un lado de la copia, multiplicamos por cuatro la exposición).

Aspectos a tener en cuenta: 

  • Tras la exposición apuntamos al dorso el tiempo y diafragma empleado e lo introducimos con la imagen hacia abajo en la cubeta del revelador, le damos la vuelta a los pocos segundos para observarla.
  • Durante el revelado conviene mover la copia con las pinzas o balancear la bandeja para renovar la capa de reactivos en contacto con el papel, obteniendo un revelado homogéneo.
  • Hasta ser más experimentados, la luz de seguridad nos da la impresión de que la copia se ennegrece demasiado, haciendo que saquemos la copia antes de tiempo. Debemos revelar la copia a fondo y evitar sacarla antes, ya que resultaría inaceptable al carecer de los grises sutiles y los negros profundos.
  • Una copia bien revelada desacelera su oscurecimiento hasta casi detenerse, en un tiempo dado, según el tipo de papel y exposición recibida. La juzgaremos seca y con luz blanca.
  • Si se ha expuesto y revelado correctamente, presenta una gran gama tonal con blancos limpios y negros profundos. La mayor o menor cantidad de gris se logra, en ciertos limites, variando el grado de contraste del papel.  

Detenemos el proceso al sacar la copia y pasándola a la bandeja del baño de paro con la misma composición y funciones que cuando revelamos el negativo (detenemos el revelado y neutralizamos el revelador y su pH). 

Después pasamos al fijado donde se mantiene unos minutos y posteriormente, al lavado final con agua corriente.

El tiempo de estancia en cada baño varia según del tipo de papel: 

  • Papeles plásticos o RC. Muy rápidos y resistentes. De precio ligeramente superior. Tiempo de revelado de 2 minutos. Paro: 15 ". Fijado: 5´. Lavado: 5´.
  • Papeles baritados o de fibra. Tardan más por el mayor tiempo de difusión de los reactivos entre las fibras del papel y su eliminación. Son más caros por su gran calidad, aunque insustituibles en fotografía artística. Tiempo de revelado de 5 minutos. Paro: 15". Fijado: 20´. Lavado: +30´. -El secado y el acabado final se realiza con la esmaltadora. Dependiendo de la cara expuesta en la plancha, conseguimos superficies granulosas o brillantes.

    En estos papeles, la profundidad del fijado y del lavado determinan la perdurabilidad de la imagen.
Todos los reactivos utilizados en el proceso son equivalentes a los del revelado del negativo, de hecho se pueden usar los mismo reveladores para ambos procesos, aunque aumentando su concentración. Lo mejor es usar reveladores formulados para el positivado, con mayor energía y contraste.

El baño de paro y el fijador son iguales, no usamos humectador, pero hay sustancias que favorecen la eliminación el hiposulfito, acortando el tiempo de lavado. 

Ya tendríamos nuestra copia. ¡A disfrutarla!

Nos vemos en la siguiente entrada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario